La Cruz de Borgoña, ahora y siempre

cruz de borgoña

La Cruz de Borgoña es conocida como la más longeva de todas las banderas que España supo tener a lo largo de su rica historia. Este símbolo nace al mundo en conmemoración del apóstol San Andrés, quien fue capturado y asesinado en la ciudad de Patras, en Grecia, por medio de la crucifixión. La forma de aspa que tenía la cruz en la cual el apóstol perdió su vida, quedó inmortalizada en la bandera que pasó a denominarse la Cruz de Borgoña y que tanto significado alberga para la comunidad católica alrededor del mundo.

Cuando hablamos de esta cruz, nos podemos estar refiriendo tanto a la bandera que la representa y que durante tanto tiempo fue el símbolo de las Españas, así como también a la cruz misma en la que pereció el santo patrono de Borgoña, San Andrés.

¿Qué significa la Cruz de Borgoña?

La Cruz de Borgoña llegó a convertirse en la enseña de España. Las enseñas, al contrario de lo que suele creerse popularmente, no eran la representación de los territorios, sino de las dinastías. De esta forma, el aspa que pasó a convertirse en la Cruz de Borgoña, representa a la Monarquía Hispánica, no a España en sí misma. Por lo tanto, a través de ella toda persona católica y súbdita de su rey, encontraba la identidad que la definía y se sentía así representada por esa forma dotada de nudos que era la Cruz de Borgoña. De esta forma, este emblema era al que los representantes de la España que se alojaba en ambos hemisferios del mundo miraban para sentir eso tan único que te liga a un lugar y a un grupo de personas, otorgándote pertenencia, y cuyo nombre es identidad.

El Aspa de Borgoña era el símbolo que representaba a la guardia personal de Felipe I, más conocido como Felipe el hermoso. Cuando el bellísimo rey es sorprendido por la muerte después de una infortunada caída de un caballo, su hijo Carlos I hereda el trono y cuatro años más tarde recibe la corona de emperador. En este momento, el entonces rey y emperador español le otorgó al Aspa de Borgoña el título de emblema imperial.

cruz-de-san-andres-en-bandera

Sin embargo, se hizo particularmente famosa y adquirió el significado por el que hoy la conocemos debido al martirio que sufrió San Andrés, patrón del Ducado de Borgoña por haber evangelizado dicho territorio. El mayor significado de este emblema es el color rojo, el cual representa el sufrimiento que San Andrés padeció al ser martirizado en territorio griego. Fueron precisamente las aspas rojas de la Cruz de Borgoña las que le confirieron a España su color representativo y su apodo la roja. Aparte de ello, el rojo fue el color al que se asoció a los soldados españoles durante siglos. En cuanto al color blanco utilizado de fondo, fue el que tantas dinastías eligieron y que se terminó convirtiendo en un elemento heráldico que representa, entre muchas otras, a la dinastía de los Habsburgo. Por otra parte, tenemos a los nudos de las aspas, los cuales simbolizan las irregularidades de los rugosos troncos en los que fue crucificado San Andrés.

El Aspa de Borgoña – la bandera que trajo Carlos V desde los Países Bajos

La bandera conocida como el Aspa de Borgoña es utilizada por primera vez por su Majestad como símbolo representativo de la Batalla de Pavía, la cual tuvo lugar en 1525. Lo que se debe destacar de esta primera bandera es que la cruz que se plasma en ella no cuenta con los nudos que más adelante pasarían a formar parte intrínseca de la Cruz de Borgoña que representa el calvario que San Andrés padeció atado a los troncos que formaron la cruz que terminó con su vida. En sus inicios, esta fue una cruz lisa.

A pesar de que el rojo fue su color original, los siglos que le siguieron a esta batalla fueron testigo de banderas que ostentaban una Cruz de Borgoña en azul, amarillo y blanco. En la actualidad, se celebra en Groenlo, en los Países Bajos, el Slag om Grolle, en el cual se portan banderas con la Cruz de Borgoña en dichos colores.

La Cruz de Borgoña como elemento de joyería personal

Las cruces son siempre fuertes símbolos religiosos que nos remontan a épocas de luchas, de imperio, de pérdidas, de sacrificios, de fe y de grandes ganancias espirituales. Es por ello que portar joyas personales con su forma te brinda un toque de distinción y misticismo que te permite resaltar entre la multitud. Una persona con una Cruz de Borgoña como ornamento personal es alguien que, además de mostrar su afinidad con la religión, demuestra su fuerte conexión con el santo patrono de Borgoña, territorio de valientes que defendieron sus ideales más allá de las consecuencias que padecerían por hacerlo. Las opciones con las que cuentas son:

Banderas: contar con una bandera de la Cruz de Borgoña le dará al ambiente en el que elijas colocarla ese aire imperial que despierta en quienes lo contemplan una mezcla de admiración y respeto. Si te sientes identificado con la causa del santo patrono de Borgoña, esta bandera representará la conexión entre tu espiritualidad y tu alto sentido de la estética.

Colgantes: fabricados en materiales nobles y pintados con esmaltes tan resistentes como tu fe, estos colgantes de la Cruz de Borgoña están listos para brindarte el toque distintivo y la elegancia con los que quieres abrirte paso por el mundo. Además de portar una cruz, estarás hablando en lenguaje de la historia de España con este representativo dije. Luce tu colgante con orgullo y exhibe la calidad de un producto pensado para satisfacer tus exigentes expectativas.

Pulseras: para llevar en tus manos la historia de la bandera que más tiempo duró en su tarea de representar al territorio español, tienes a las pulseras de la Cruz de Borgoña. Son ideales para complementar un look tanto formal como informal. Cuéntale al mundo en lo que crees a través de esta simbólica pulsera.

Pines: perfectos para lucir en tu traje, tu chaqueta o tu cartera, son los pines de la Cruz de Borgoña. Nuestros excelentes acabados te garantizan un producto que se quedará como nuevo contigo durante muchos años. Puedes usar tu pin en una ocasión especial o como parte de tu vida cotidiana.

Pasadores de corbata: una cosa es no permitir que tu corbata siga los dictámenes del viento con un broche sin significado, y otra muy distinta es darle el sitio que merece con un flamante pasador de corbata de la Cruz de Borgoña. Mereces calidad y distinción; sírvete de ellas.

Gemelos: el broche de oro para el puño de tu camisa está en el gemelo que con orgullo porta la Cruz de Borgoña. No habrá mirada que no logres captar.

Llaveros: una excelente opción para reunir todas tus llaves es el llavero que representa la bandera que más supo perdurar en España. Llamarás la atención adondequiera que vayas.

¿Buscas más opciones? Si las cruces son tu debilidad, explora tus otras alternativas en crucifijos, las cuales te las brindan la Cruz de Malta, la magia legendaria de la Cruz Celta y la Cruz egipcia de Ankh. En ellas podrás encontrarte a ti mismo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies